domingo, 31 de julio de 2016

¡Vacaciones Santillana!

Pues sí, yo era de esas niñas extrañas que le encantaban hacer "deberes" durante las vacaciones. Claro que ahora pienso mientras pringo estudiando para septiembre, que quizás no estuviera muy buena de la cabeza. Pero es que me aburría y si personajes Disney me decían que hiciera alguna que otra suma pues allá que iba yo.

Así es, ha llegado el VERANO. (De hecho ya estamos a la mitad) Al menos para el hemisferio norte. Y eso significa caloooor, pero caloooor. Más nos vale tener los pies en remojo.

El verano también ha traído recuerdos de esos veranos que han pasado y que estaban llenos de anuncios de juguetes acuáticos y las famosas vacaciones santillanaaaa, vacaciones santillanaaa.
También ha traído insomnio ¬¬, maldito calor.
Ramón García trabajaba en verano y en fin de año

El rey del verano. El programa por excelencia. El azul contra el amarillo antes de que fuera popular con Pokémon Go.
Es el Grand Prix el programa del abuelo y del niño.(épico, sólo dos palabras: RAMÓN GARCÍA)

Yo me pasaba la noche de los viernes viendo programa tras programa, aunque no llegaba nunca a ver quien ganaba porque me dormía con la patata caliente y las preguntas aquellas. No era lo diver así que. Meh.
Los troncos locos, los bolos... Lo mejor eran los trompazos de los concursantes. Risa malvada. Años después los "jardazos" del Grand Prix serían sustituidos por el general Tani y su ejército Piltrafilla en Humor Amarillo. Maravilloso también como pocas cosas.

Del amor incondicional pasamos al odio, peor que el señor ese que sonríe tanto. Imaginad que después de todo un curso llegando a la hora de la comida y perderte por los pelos el inicio de Digimon, cuando llegan las vacaciones solo quieres estar tranquilamente delante de la tele para ver esos dibujos que las leyendas te han contado que aparecían mientras tú estabas en el colegio... Pero noooooo, señores en bicicleta dándole a los pedales toda la tarde. Es algo que todavía no he podido superar. Maldito Tour de Francia.

Por otra parte está el otro pasatiempo veraniego por excelencia. La lectura. Aunque no deberíamos leer solo en verano, es de lo más común, por el tiempo libre y por esto de moverte de tu casa y estar quizás sin televisor, internet...
Yo leía tebeos como Mortadelo y Filemón, gran Maestro Ibáñez. Y a Manolito Gafotas, fueron mis primeros inicios en la lectura antes que llegara el señor de la cicatriz. De gafas va la cosa.

En Agosto llegaba las Olimpiadas y las rutinas en la piscina imitando a las rusas de natación sincronizada. Un auténtico desastre. ¿Y vosotros qué? ¿Cómo va ese verano hasta ahora? Lleno de pokémons auguro. ¿Cómo eran vuestras vacaciones? ¿Odiabais tanto como yo el tour de Francia?

Veranico


[Para mí los veranos cuándo era pequeña significaban irme al camping. Ahora significan más bien, "a ver qué tengo que estudiar para Septiembre" Qué triste, quillo T_T]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Tormenta de Ideas