sábado, 19 de diciembre de 2015

Una retirada a tiempo es una victoria [2]

Seguimos con la segunda parte de esta serie de entradas. La primera la podéis encontrar aquí.

Si al empezar hicimos un ránking de las series que deberían haber acabado por su propio bien y por el nuestro, hoy vamos a hablar un poco más sobre exprimir y alargar éxitos.

Más concretamente vamos a hablar de películas, grandes taquillazos en general. Y entraremos un poco en el mundo ejecutivo de las productoras, ese mundo oscuro como el carbón.

Cierra los ojos y di en voz alta una película que haya sido un gran éxito. Ahora céntrate sólo en los últimos veinte años. ¿Tienes el nombre? Perfecto.
¿Han sacado una secuela que siga dando dinerico a la franquicia? La respuesta probablemente sea sí.

Ejemplos claros son Harry Potter, Los Juegos del Hambre, Crepúsculo y sus finales divididos en dos partes.
Por otro lado tenemos los reboot de Terminator: Terminator Génesis, con Sarah Daenerys Connor, Kyle "mazao" Reese y, por supuesto,  abuelo Terminator Schwarzenegger.
Lo nuevo de Star Wars, que no es un reboot como tal, pero es aún así, extensión de una saga famosa. Como pasó con Star Trek.
Piratas del Caribe que en un principio iba a ser una película, después fueron tres, y ya planean hacer seis. El Hobbit, que de un simple libro sacaron tres películas. Y no me vale eso de que era para completar con información de Tolkien, no son buenas y punto.
O el ejemplo más claro, las películas y películas de superhéroes, Marvel parece haberse asentado en los cines mientras que DC saca spin-off de spin-off  en la pequeña pantalla.

Y solo es el inicio de un largo etcétera.


Y yo me pregunto: ¿nosotros como espectadores somos un poco masoquistas?
Muchas veces sabemos que las compañías nos timan de mala manera y aún así, seguimos esperando con toda la ilusión del mundo, para que después quizás resulte que ni mucho menos esté a la altura de nuestras expectativas.

Me explico.

Allá por 2009 salió la noticia de que la última película de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte se dividiría en dos partes para que estuviesen mejor adaptadas... Sin comentarios.
Poco después se supo que Amanecer, el último libro de Crepúsculo, también tendría una versión cinematográfica dividida en dos. Sinsajo, lo último de Los Juegos del Hambre también hacía lo propio.

Se puso de moda eso de alargar con una película la gallina de los huevos de oro. Saga adolescente exitosa, fan dispuestos a ir al cine. Dinerillo asegurado.
Está por ver si los nuevos héroes de El Corredor del Laberinto o Divergente tendrán el mismo final.

(Tom Holland)
Imposible es que en 15 años
hayan cambiado de Spiderman
3 veces
Más de lo mismo, incluso yo diría que peor, son el tema de los superhéroes. Como con los fans de los libros, los cómics tienen también una enorme masa de seguidores que ante la posibilidad de verlos en carne y hueso, y muchos muchos muuuuuchos efectos especiales, irán al cine sin dudarlo. El problema viene cuando vamos a dos estrenos por año, los cuales muchas veces no son lo que se esperaba. Pero que no pasa nada si no llega a las expectativas, renovamos el elenco y empezamos de nuevo. Véase Spiderman, que aunque la saga de Amazing Spiderman tenía que estrenar una tercera parte, a Sony no le han gustado los números de taquilla, por lo que se cancela esa nueva película y se empieza de nuevo. Esta vez con un Peter Parker más joven, Tom Holland el actor de Lo Imposible.

Un apunte, ¿sabéis que las nuevas películas que iban a estrenar de Terminator las han cancelado también ante el bajo resultado en taquilla?

Todavía no he visto Star Wars, pero no hace falta que os diga que solo en preventa de entradas en todo el mundo ya habían conseguido recaudar millones. Le daremos un voto de confianza hasta verla, porque de momento la gente que lo ha visto parece ser que ha salido contenta... J.J Abrams, en ti confiamos.

El cine es un negocio y más si hablamos de grandes compañías, pero a veces se echa de menos el no estar sujetos a la sombra del dinero y pensar en los espectadores. Gente que va con ilusión a ver una película (os hablo de ir al cine) donde te vas a dejar un riñón y parte del otro porque quieres ver en la gran pantalla esa película que llevas tiempo esperando. Aunque a veces con que el argumento sea bueno y tenga sentido nos conformamos.

No recuerdo la última vez que salí del cine contenta con una película. De eso hablaremos otro día, que da para una entrada sola.
Me gustaría ahora pedir opinión a mi compi bloggera por no hacer de esto un monólogo completo.

(Yo como no soy demasiado cinéfila, paso un poquito de este tipo de temas, pero he de decir que creo que mi compañera tiene muchísima razón. El cine es un negocio, y aunque de vez en cuando nos da cosas muy buenas, tiene estas cosas que te quitan las ganas...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Tormenta de Ideas