domingo, 24 de enero de 2016

A mí me gusta el shōjo ¿y a ti? [3]

¡Hooola a todos!, vuelvo con la serie de entradas sobre recomendaciones de shōjo, la primera la puedes ver aquí.

¡Cuidado! ¡Entrada con exceso de feelings!
La principal premisa de estas entradas es descubrir la gran variedad de shōjo que hay. En este caso, me centraré en uno de los "sabores" que más me encantan: el del shōjo más dramático. Ése que te hace terminar con la patatilla rota, revolcándote en una extraña mezcla de dolor y satisfacción. Ése en el que los sentimientos son tratados más cuidadosamente, provocándote un nudo en el estómago mientras lo vas leyendo/viendo. En definitiva, ese shōjo que nos hace sufrir y disfrutar tanto al mismo tiempo. [Le encantan a la muchacha es así de rara... "Tú ves Anatomía de Grey"... shhhhhh caaalla]

Me voy a poner seria que la ocasión lo merece xD Esta vez traigo menos títulos, pero me enrollo más con cada uno ;) A ver qué os parece mi selección totalmente subjetiva:

Orange

Ilustración oficial de uno de los tomos :) Estoy enamorada del arte de la mangaka Ichigo Takano
Comenzamos fuerte. Orange es un manga tan dulce, y tan amargo a la vez, que hace honor a su nombre, en referencia al característico sabor del zumo de naranja. 
En él se cuenta la historia de Naho, una chica muy normal que comienza a recibir cartas del futuro, cuya remitente es una versión adulta de ella misma llena de arrepentimientos. [Es la señora de la lejía japonesa] En las cartas, como si de un diario se tratara, le narra las cosas que le van a pasar cada día, y le pide como favor que intente remendar sus errores: esas cosas que no se atrevió a hacer o decir en varios momentos por miedo o vergüenza, y de las cuales continúa lamentándose. Sobre todo porque en ese futuro donde la Naho adulta vive, uno de sus compañeros, Kakeru, ya no está.

¿Logrará Naho cumplir todas las peticiones de las cartas y cambiar el futuro? ¿Superará sus propios errores? ¿Qué pasará si consigue cambiar el presente de tal forma que ya no pueda guiarse por lo escrito en las cartas y tiene que tomar sus propias decisiones? 

Naho :)
El trazo fino y sutil de Ichigo Takano va narrando esta historia con el detallismo y la delicadeza que se merece: es impresionante cómo consigue que haya miradas que expresen tanto, o cómo en un par de viñetas sin texto sea capaz de decir tantas cosas. También embelesa cómo el dibujo dulce y minucioso se va mezclando, cuando la situación lo requiere, con un estilo más desenfadado para las escenas más cómicas (que también las hay). Como ya digo, la virtud de este manga está en la sutileza con la que maneja sentimientos tan profundos y crudos como el arrepentimiento, la depresión, o la incertidumbre que sufrimos a lo largo de toda nuestra vida al tomar todas esas decisiones que van marcando nuestro camino de forma inexorable. ¿Amor? Lo hay, y es muy dulce e inocente, pero no resalta frente a lo que ya he dicho, si no que encaja como una pieza de un puzle acompañando armoniosamente a todo lo demás.
Hablar de los personajes me daría para una entrada, así que solo os diré que cada uno de ellos es especial y único a su manera, pero sobre todo se nota como Naho, Kakeru y Suwa van evolucionando. A lo largo de las viñetas se consigue que empaticemos tanto con algunos que se llega a sufrir, reír y llorar con ellos. Y aquí los chicos no van de guays y también lloran; y las chicas no son insulsas y débiles, si no que se van superando cada día, poco a poco.

Atención a todos los regalitos que traen los tomos ;_;
Orange es un manga ya finalizado en Japón con 5 tomos serializados primero por la revista Bessatsu Margaret, y luego retomado desde el principio por la Monthly Action. Se le ha categorizado como shōjo/seinen, demostrando así que su argumento va más allá del típico romance.   
En España tenemos mucha suerte, ya que la editorial Tomodomo tiene la licencia, y nos deleita con un tomo trimestral, con el mimo y el cuidado que caracteriza a sus ediciones. Al final de cada uno viene un trozo de otra de las historias de la mangaka, "Astronauta en Primavera", un shōjo un poco más al uso, con el que se descansa un poquito de tanto drama. A principios del pasado Noviembre sacaban el tercer tomo y, como no podía ser de otra forma, iba derechito a acompañar a los otros dos a mi estantería :) 

Además, y como último apunte sobre este manga (que si no se nota, me tiene muy enamorada) he de decir que hace poco salió en Japón el live-action, dorama, o serie de imagen real que recoge la historia completa, y promete ser igual de preciosa que el manga. Os dejo uno de los trailers que no tienen spoilers ;)
 


Shigatsu wa Kimi no Uso (Your Lie in April)


Los niños bonitos versión anime :3

Quizás os suene ya este título, y es que hice una entrada hace un tiempo sobre su anime, que si queréis leer, tenéis aquí. Aunque al final estoy hablando de la misma obra, he de decir que voy a intentar no repetirme demasiado, sobre todo centrándome ahora en lo que al shōjo se refiere.

Shigatsu cuenta la historia de Kōsei, un joven pianista que sufre un gran trauma debido a la temprana muerte de su madre. La principal consecuencia de esto es que deja de oír la melodía del piano al tocarlo. Por lo tanto, para Kōsei, que irremediablemente deja la música, su vida normal de instituto se convierte en algo gris y monótono. Todo cambia cuando conoce a Kaori, una violinista que le intenta demostrar que la música es mucho más que saberse la partitura perfectamente. Kōsei irá siendo testigo de cómo esa chica va revolviendo su mundo y llenándolo de color. También le obligará a enfrentar todos sus miedos, y en definitiva, a enfrentarse a la vida, y nosotros con él sufriremos mucho en el proceso. 

Los marcapáginas que regala Milky Way con cada tomo
(yo soy la tonta de los marcapáginas)
En el plano más del romance subyacente, cabe decir que es algo que siempre está ahí, hilando la historia en su conjunto, pero sin acaparar todo el protagonismo burdamente. Kōsei, sin apenas darse cuenta, deja inundar su mundo con el huracán Kaori, y queda prendado irremediablemente de ella. Aún así, nuestro protagonista tiene que resignarse a un papel secundario y debe esconder todos sus sentimientos, ya que a ella le gusta su mejor amigo. Todo la depresión sufrida anteriormente, y estos nuevos sentimientos del primer amor le ayudan a madurar y a volver a la música, volcando todo eso en su forma de tocar el piano.
Por otro lado, tenemos la oportunidad de conocer a Tsubaki. Ha sido la amiga de Kōsei de toda la vida y también quién ha estado siempre preocupándose y sufriendo por lo que ella define al principio como "su hermano pequeño". Cuando Kaori irrumpe en la historia, Tsubaki empezará a plantearse qué es lo que siente realmente por él.
Aquí muchas veces el punto fuerte es justo lo que no se dice. Todos los personajes guardan para sí un sinfín de pensamientos y sentimientos, y sólo nosotros somos los testigos de su tristeza, euforia, frustración, anhelos, miedos,... Y la admiración por otros. Esa admiración que, a esa edad, te inspira, marcando tu futuro, que te ayuda a superarte cada día y que en algunas ocasiones, acaba convirtiéndose irremediablemente en enamoramiento. 
La famosa estantería :D
Esta preciosa historia de Naoshi Arakawa está recogida en 22 capítulos de anime + 1 OVA, adaptando sus 11 tomos de manga. En España, la editorial Milky Way Ediciones ha ido sacando un tomo mensual desde el pasado Marzo, consiguiendo hacer de cada uno de ellos un pequeño tesoro, por lo cuidada que está la edición. No me arrepiento para nada de que esté al lado de Orange en mi estantería, porque a pesar de que tengo la historia más que vista, cada vez que lo leo es tan emocionante como la primera vez. Bueno, y si probáis a leerlo con la música del momento ya... escalofríos me da sólo de recordar la sensación :)

Ao Haru Ride

"The scent of air after the rain... I heard your pulse, I saw the light."


En los anteriores títulos, el romance era tan implícito, inocente y dulce que a veces se te olvidaba que estuvieras viendo un shōjo. Pues bien, el primer punto fuerte de Ao Haru Ride es que el romance se siente en cada capítulo, adquiriendo cada vez más fuerza a lo largo de la trama. No obstante, ya veis que no está en la entrada anterior y más adelante os daré mis razones.

Ao Haru Ride comienza con lo que podría haber sido un día normal de instituto más de nuestra protagonista, Yoshioka Futaba. La muchacha en cuestión finge ser más descuidada y parecer menos femenina para poder integrarse sin preocupaciones entre las chicas de su clase.
Todo cambia cuando se cruza con un chico que le suena mucho... y que resulta ser su amor de la infancia: Mabuchi Kou. Ambos confiesan que se gustaban de pequeños, pero Kou deja muy claro que las cosas han cambiado y que ambos también lo han hecho. ¿Qué habrá provocado que no quede ni rastro del antiguo Kou? La relación entre ambos volverá a estrecharse, mientras Yoshioka intenta descubrirlo. La chica tendrá que aprender que no se puede volver al pasado, y que el presente continúa, trayendo a la historia nuevos personajes que le darán mucha más emoción a este romance...

La preciosa  portada del tomo 10 que Ivrea
ha sacado este Noviembre
Podría ser otro shōjo más, pero, una vez más, la importancia está en los detalles: miradas, expresiones e impulsos tan usuales cómo querer rememorar el olor de algo. A lo largo de las viñetas de Ao Haru Ride se juega con la nostalgia de que cualquier tiempo pasado fue mejor, con cómo las personas que van y vienen en nuestra vida a veces dejan una huella imborrable y cómo cada persona se enfrenta al dolor de la mejor forma que buenamente puede. Aunque Kou y Yoshioka podrían ser ambos personajes shōjo perfectos, se equivocan, toman decisiones que hacen daño a otras personas y también a veces son algo egoístas. Kou es el prototipo de chico frío, misterioso y guapo, pero en el fondo su personalidad sólo  le sirve para esconder todo su dolor y arrepentimiento, mientras que Yoshioka, que al principio sólo pretende encajar, madura y demuestra tener personalidad propia. 

En nuestro país, Ivrea tiene la licencia de este manga de Io Sakisaka, y publicará sus 13 tomos a ritmo mensual, con unas portadas chulísimas. Además, cuenta con adaptación a anime (12 caps + 2 OVAs) y a película live action. También tengo que decir que esta autora tiene otros shōjos muy interesantes como son Strobe Edge o Omoi, Omoware, Furi, Furare.


Con esto doy por terminada esta entrada dedicada a esos shojos más destroza-corazones. Han sido pocos, pero intensos :D Espero que os haya resultado interesante.

[Los feels compi los feels recógelos que los has "dejao to" por medio XD]
Si tenéis alguna sugerencia más, no dudéis en compartirla con todos a través de los comentarios. ¡Hasta la próxima entrada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Tormenta de Ideas