sábado, 9 de enero de 2016

Sherlock: The Abominable Bride (Especial Navideño) SPOILERS

O lo que viene siendo La Novia Abominable.




Muy buenas a todos empezamos nuevo año de la mejor manera posible, hablando del especial de Sherlock y probando una nueva forma de entrada. Ha sido idea mía así que a lo mejor es un poco desastre... pero no importa. Hoy venimos a hablar del señor Sherlock Holmes, Watson and company.
Aviso que probablemente haya spoilers, así que si queréis evitaroslos, id a la última parte donde pondremos nuestra opinión. La entrada se prevee larga.

8.400.000 de televidentes en Inglaterra el día del estreno, con esos datos se puede entrever que a la serie se le echaba de menos y mucho. El hype era real. Yo he conseguido sobrevivir sin spoilers de ningún tipo, cosa a la que me estoy aficionando últimamente: Star Wars, Sherlock,... algo que no pasaba en mis tiempos mozos con Harry Potter, excepto para la última peli... (Siempre acaba saliendo en mis entradas este señor ¬¬) El caso, es que quien la echaba de menos y mucho especialmente era mi compi bloggera. Le paso el teclado.

*Maria coge el teclado al vuelo*
Sí, bueno, no lo vamos a negar, yo tenía el hype por las nubes. Y no me importaba exponerme a los spoilers de los canales oficiales, porque sabía y confiaba en que no me iban a decir más de lo necesario. No me equivocaba. Y por eso he podido ir teorizando mientras iban dejando caer algunas pistas conforme se acercaba año nuevo. [Vamos que servidora casi no podía entrar en el twitter por su culpa]

Sabíamos que este especial iba a ambientarse en la época victoriana, y que iba a ser una especie de homenaje al canon holmesiano, llevando a los personajes a su época original. La caracterización de Sherlock y (el bigote de) John provocó más de un infarto cuando se desveló, y los escenarios que dejaban entrever los trailers apuntaban a que íbamos a ver uno de los capítulos más oscuros de toda la serie.
Sin embargo, algo olía raro. Más aún conociendo al par Moffat-Gatiss, y sabiendo que no dejan nada, pero nada, al azar. ¿Nos íbamos a encontrar con un simple especial dónde los personajes se desenvolvían en otro contexto, sin nada que añadir a la trama? No sé si estáis familiarizados con el anime, pero en muchas series es normal que haya un especial tipo "mismos personajes pero en el cuento de Alicia en el país de las maravillas, o en algún otro cuento tradicional..." Suele ser un capítulo muy loco, y que acaba siendo "un sueño de Resines" que no tiene nada que ver con la trama, por lo que acaba sobrando. ¿Nos iban a hacer eso después de dos años? :s

Definitivamente, el fandom no podia hacer más que teorizar y teorizar para amenizar la laaaaarga espera. Servidora más de lo mismo, sobre todo teniendo en cuenta que tenía hecho un juramento inquebrantable con mi compi bloguera y otra amiga para verlo juntas. [Tuvimos que recordárselo pero al final todo correcto] Y claro, entre que coordinábamos agendas y no, el especial se había estrenado ya y yo tenía que ir sorteando spoilers (de los de verdad) por las redes sociales. Y no sabéis lo duro que es eso.
(Me enrollo más que las persianas, dejo a mi compi seguir)


"I don't shave for Sherlock Holmes"
Después de la buena parrafada llena de feels... La verdad, es que tenía muchísimas ganas de ver el especial, una vez que me enteré de que iba a estar basado en la época original. El último capítulo de la tercera temporada, la verdad sea dicha, me dejó un poco fría. No me convenció del todo.
Así que ver a un Sherlock engominado y un Watson con bigote en carruaje es un gran cambio a la serie original. Mi sorpresa fue mayor cuando en cierto momento del capítulo hilan perfectamente ambas épocas. Es de felicitar porque desde luego, al menos yo, no me lo esperaba.
El capítulo es una especie de homenaje a la mujer, a las obras originales con un Watson narrando en voz en off y que se concentra en averiguar si Moriarty sigue vivo o no.

Lo he dicho porrocientas veces y seguiré diciéndolo: ¡Que pedazo de serie es Sherlock! Los actores que mejor no pueden hacerlo, el guión que flipas con el, pero es que la forma en la que está grabada es tan increíble y en ciertos puntos tan innovadora. No se puede casi describir.
Quizás, lo único que me faltó fue que apareciera Irene Adler y no solo en una foto o mencionada. Es difícil porque quizás sea anticanónico pero es lo que le hubiese puesto la guinda al pastel muy mucho. Las mujeres que sí aparecían, eran la señora Hudson, que como siempre de diez, le dio el toque humorístico más que nunca, Mary Watson que no tuvo especial importancia, aunque teniendo en cuenta que la tercera temporada fue SU temporada pues se comprende un poco y por último está Molly Hooper, que es para mí quien se lleva el premio a personaje más desarrollado en lo que llevamos de serie. A los guionistas les encanta este personaje y muchas veces se nota. Hace tiempo que dejó de lado esa Molly del principio que se veía intimidada por Sherlock. Irene tiene ese toque canon y Sherlock siempre, siempre la tiene en mente, como debe de ser. Pero Molly en cambio está ahí de la forma en la que ella no puede.

Argumentalmente es realmente bueno como se ha dicho antes sobre todo si has leído alguna de las obras originales. El momento de las cataratas o los diálogos... Incredible, incredible.
¿Compi algo más que añadir antes de terminar con las conclusiones?

Yo no me puedo ir sin dejaros mi lista personal de "guiños", dobles sentidos y referencias que he podido recopilar. Además, también os contaré algunas curiosidades de las que te encuentras en el maravilloso Tumblr gracias al fandom. (Me van a matar por el tocho)


-Los decorados, y en particular la habitación del 221B de Baker Street: obra de artistas como este hombre. Llena de detalles como la ya habitual carta clavada con un cuchillo en la chimenea (que por cierto, también sale en la serie original, y también está en la casa museo de SH en Londres). El papel de pared, ahora en bonitos tonos rojos para que, según propias palabras de Arwel Wyn Jones, ahora sí se trate de un "estudio en escarlata". Y por último, el peculiar cuadro de la pared (All is Vanity), que quizás sea el primer augurio de que nada es lo que parece en este capítulo, ya que protagoniza uno de los primeros planos.

-Los guiños a las otras adaptaciones, que me ha encantado descubrir gracias a los posts de los fans en Tumblr. No me digáis que no se notan aquí, aquí y aquí.

-Mycroft, el eterno hermano mayor. Tenemos la suerte de conocerlo desde la visión de Sherlock: Mycroft es cruel, Mycroft es más listo que yo y se mofa de ello, siempre estaré a su sombra y siempre le preferirán a él (no sé si os dais cuenta de la caña que le da Mary, tratándole como "el lento y tonto hermano menor") ¿Cuántos "hermanos menores" del mundo no se han sentido presionados por tener que superar al ejemplar "hermano mayor"? La rabia de Sherlock deja huella en su visión personal: aunque en el canon la descripción de Mycroft lleva a pensar que era "corpulento y masivo", en este capítulo se exagera, llegando a lo grotesco. 
Sin embargo, cuando volvemos "al mundo real", Mycroft se muestra simplemente como un hermano mayor, preocupado y siempre al cuidado de Sherlock. Es enternecedor como guarda "su lista" y como intenta ayudarle en todo lo que puede, siempre pendiente para que su hermano menor (que no para de decirle que le deje en paz, como si de un adolescente rebelde se tratara) no vuelva a descarrilarse.
A pesar de todo, ¿quién es el que aparece cuándo Sherlock necesita analizar qué está ocurriendo? ¿quién le inspira en esos momentos? ¿en quién busca apoyo? Tanto en la serie original, como aquí, Mycroft es esa figura, por lo que podemos deducir que, a pesar de sus rabietas adolescentes, el aprecio por su hermano mayor está también en lo más profundo de Sherlock.

-Los personajes femeninos. Como ya lo ha dicho mi compi no me extenderé demasiado. Ellas componen el eje de este capítulo, reivindicando su merecido papel. Moffat y Gatiss nos han dejado disfrutar en la serie original de varias mujeres de armas tomar, pero se encontraron con que en las historias originales las mujeres siempre quedaban relegadas a un segundo plano (cosa, en parte, razonable debido a la época) Conformarse no debe estar dentro del vocabulario de estos señores, por lo que está claro que centrar el caso de este especial en las mujeres de la época victoriana era algo casi obligatorio.

"You once called your brain a hard drive. Well, say hello to the virus"
-La trama original de la serie de la BBC y el supuesto cierre de la página de Moriarty ("Dead is the new sexy"). Parece que son conscientes de la gran cantidad de fans que tras la tercera temporada (que a mi parecer, se centraba más en el desarrollo de los personajes y por eso es más insulsa en los casos) pedían el regreso de nuestro malo maloso más molón. [Yo] Sin embargo, a pesar de que nos regalan la aparición de Andrew Scott, también nos van dejando caer que Moriarty está definitivamente muerto, y que solo existe, y existirá siempre como el eterno antagonista, temido y admirado a partes iguales, en la mente de Sherlock. Ahora nos queda la incógnita de con qué malo/malos nos saldrán en la cuarta temporada, pero eso ya es otro asunto.
  
-Watson, el constante narrador, y John, compañero perenne y leal de Sherlock, y ante todo, su amigo. Gracias a él conocemos a nuestro querido detective, leemos sus historias a través de su visión subjetiva, pero su papel en las historias canónicas apenas se reduce a eso y a que Holmes no acabe hablando y reflexionando en voz alta solo. En este especial y en la serie original, Watson no es Watson, es John. Y concretamente en el especial su presencia no es un simple recurso narrativo: John es una de las pocas personas que conoce al Sherlock de carne y hueso y uno de los pilares de la vida del detective. Es increíble como Ben y Martin, simplemente con su lenguaje gestual, nos demuestran la estrecha relación, la qúimica y la confianza que hay entre ellos. 

-Sherlock Holmes, homenaje a la obra original, el personaje y sobre todo, a la persona.
Sherlock Holmes, la obra que nos ha regalado Arthur Conan Doyle y que, muy a su pesar, llegó a calar tan hondo en los lectores del siglo XIX que originó todo un movimiento social (¡el fandom!) contra la muerte del detective. Obra que nada más y nada menos que dos siglos después sigue tan viva como entonces, en parte, gracias a todos los ensayos, obras secundarias y adaptaciones que ha inspirado.

Sherlock Holmes, el personaje. El primer detective asesor privado del mundo, y cazador incansable de casos para satisfacer su insaciable capacidad mental. La figura a la que no podemos retratar sin la gorra de doble visera y el "Elemental, querido Watson", ambos elementos que a pesar de no ser canónicos se han hecho tremendamente populares. El Sherlock sin sentimientos, detective casi infalible, descrito en Escándalo en Bohemia a través de la mirada de Watson tal que así: 
"Jamás hablaba de las pasiones, aun de las más suaves, sin un dejo de burla y desprecio. Eran cosas admirables para el observador... excelentes para recorrer el velo de los motivos y acciones de los hombres. Pero para el razonador preparado, admitir tales intromisiones en su propio temperamento, cuidadosamente ajustado, era introducir un factor que distraería y descompensaría todos los delicados resultados mentales. Una basura en un instrumento sensitivo o una grieta en un lente finísimo, no habría sido más perjudicial que una emoción intensa en una naturaleza como la suya."
Y finalmente, la reivindicación de Moffat y Gatiss del Sherlock Holmes persona, no personaje. Aquél que no resalta en las obras canónicas y el que a la gran mayoría de la gente no impresionaría. Sherlock, el adicto, el que necesita a John y a Mycroft, el que sigue guardando una foto de Irene Adler en su reloj. El Sherlock que suelta un irónico "Elemental, querido Watson" y se despoja de su gorra de visera como si se despidiera de su personaje antes de tirarse por la catarata de Reichenbach en el especial. El Sherlock que se hizo a sí mismo, con sus fantasmas y su pasado:
"Oh, Watson. Nothing made me. I made me"
"Ghosts… they’re the shadows that define our every sunny day."
El Ojo Crítico :
Por mi parte, y como opinión personal, sólo me queda añadir que hay que entenderlo como lo que es. No es ni una adaptación totalmente fiel del Holmes canónico ni otro episodio normal de la serie de la BBC, es un especial, un delicado homenaje y una declaración de Moffat y Gatiss que parece que nos digan "Os vamos a dar a nuestro Sherlock. Si os gusta o no es cosa vuestra."
Quizás porque intuía lo que me iba a encontrar, no me  ha decepcionado en absoluto: me ha parecido un capítulo loco y con un humor muy agudo, pero estratégicamente hilado al milímetro. Una genialidad que será necesaria ver más de una vez para poder apreciar todos los detalles que lo componen (y que en parte os he contado ya).Que me ha encantado, vamos. 

Ahora, la opinión de mi compi, por favor.

Casi había olvidado que yo también participaba en la entrada O_o que tocho...
En fin para concluir por fin. Que tarden 40 años entre temporada y temporada no mola. Que los guionistas jueguen con los fans es doloroso. Y lo digo yo que soy experta, por culpa de Anatomía de Grey, en sufrir. Que los actores estén cada vez más mayores si comparas entre temporadas...
Al final nos compran con sus capítulos y vuelve el hype. Pero yo ya me pregunto, ¿cómo acabará todo esto? Porque muchas veces terminar es lo más difícil. De momento nos quedan 2 temporadas por estrenar, tendremos que esperar lo nuestro entre estrenos así que ya nos preocuparemos de ello en su momento.

Se nos ha ido de las manos ...
¡FELIZ 2016!



Fuentes:
Sherlockian Daily
Twitter oficial de la serie de Sherlock, Arwel Wyn Jones, Mark Gatiss
Tumblr de Sherlockspeare (la mayoría de los gifs son de ahí, un aplauso y reconocimiento, porque se lo merece)
Otro aplauso por favor a todo el fandom de Sherlock y que, mientras sufre de hiatus en hiatus, sube sus teorías a las redes sociales.
Escándalo en Bohemia


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Tormenta de Ideas