martes, 15 de noviembre de 2016

Toma Nota: Dr.Strange

Buaaaah fotón


Buenaaaas a todos,

la verdad es que este mes promete ser un verdadero infierno para ambas partes del blog gracias a nuestra querida ESI, pero aún así, intentaremos mantener un ritmo aceptable en las entradas ;) [Uff... mae mía menudo mes nos espera]
Además, no podemos ir al cine a ver una película juntas y no contároslo. Nos corroen por dentro las ansias de compartirlo, claramente. [Es la esencia del blog ;)]
Esta vez, ni más ni menos, nos aprovechamos de los descuentos del día del espectador para ir a ver Dr. Strange el pasado miércoles, y hay que reconocer que, a pesar de lo cansaítas que andábamos, lo disfrutamos muchísimo. 

Rachel McAdams la pobre una santa
por aguantar al muchacho
Sinceramente, aunque pueda sonar bastante superficial, el principal aliciente que yo tenía para ir a ver esta peli era que me garantizaba 115 minutos de Benedict Cumberbatch, no os voy a mentir. Ni soy una fan de Marvel, ni de los superhéroes en general, pero Benedict es mucho Benedict, había oído muy buenas críticas y era una buena excusa para salir un rato con mis fangirls. ¿Por qué no?

El personaje principal es el Doctor Steven Strange, que se nos presenta al principio de la peli en medio de su rutina como cirujano. [Una especie de Derek Shepperd, neurocirujano buenorro con pelazo y un auténtico máquina en lo suyo] Ya desde este momento, queda claro que Strange es un tipo muuuuuyyyy soberbio y orgulloso, rozando lo insoportable. Se lo tiene muy muy creído, le encanta alardear, gastar dinero en cosas caras y ser el ombligo del mundo.

Pero claro, el karma es como es, y acaba sufriendo un accidente que le impide utilizar su instrumento más preciado: sus manos. [Se veía venir... mientras conducís no hagáis otra cosa] La verdad es que llega a ser doloroso ver a Strange sufriendo las secuelas irreversibles de su accidente, negándose a aceptar que su vida ha quedado totalmente marcada y que ya nada podrá volver a ser como antes. Sin embargo, llegan a sus oído rumores de que en cierto lugar del Nepal hay una solución para su problema. Desesperado, se agarra a este último clavo ardiendo, y se topa con toda una escuela de hechiceros y con una mujer, la Anciana (Tilda Swinton), que promete expandir sus horizontes y engrandecer su espíritu, de forma que él mismo sea capaz de recuperar sus manos gracias a la magia.
El GUANTAZO

A partir de aquí, todo cambia. El argumento ya se centra en cómo Strange llega a dominar sus poderes, y cómo se mete de lleno en una guerra mística para proteger a nuestro mundo de todo tipo de villanos sobrenaturales. Incluso nuestro querido protagonista también evoluciona, suavizando su ego, e incluso demostrando preocupación por los demás. 

¿Conseguirán Strange y sus aliados defender a la Tierra de Dormammu? 

El Ojo Crítico:

GUAPO TÚ HIJO, GUAPO
Dr. Strange merece la pena. Sin tener ni idea de superhéroes ni de Marvel, es una película que te hace disfrutar a lo largo de sus casi dos horas. Seguramente, gran parte de culpa la tengan los magníficos efectos especiales que, llegando a ser de vez en cuando verdaderamente estrambóticos, simplementen nos dejan con la boca abierta. Por supuesto, el reparto también es una maravillosa aportación evidente, no solo por Ben (que obviamente lo clava porque es perfecto y lo hace todo bien, dejadmequefangirleefuertemente) si no porque todos los demás, desde la Anciana hasta la enfermera Christine Palmer, cumplen perfectamente. Los toques de humor, la música, la aparición estelar de la capa de levitación,... van sumándole puntos a una trama, que a lo mejor por sí sola, no valdría tanto, pero que está muy bien explotada. 

En esta ocasión ambas partes del blog hemos salido muy contentas del cine y por eso os animamos a verla para que también podáis disfrutarla. Eso sí, no olvidéis quedaros hasta el final de los créditos para no perderos las "escenas extra", ni dejarnos vuestras opiniones en los comentarios ;) 
¡Hasta la próxima entrada!

[Pequeña aportación aquí de la otra parte del blog. La verdad es que tengo poco que añadir pero me gustaría remarcar un par de puntos. Lo primero, la capa, la capa llega así como quién no quiere la cosa y se mete al público en las costuras. Recuerda un poco a la alfombra de Aladdin ¿no creéis?. Segundo, los efectos especiales. Oseaaaaaaaaaaaaaaaa a ver, los primeros minutos dices esto es Origen pero a lo grande, y no sabes hasta qué punto. De hecho los encargados han sido precisamente el estudio que hizo la película de Leonardo DiCaprio, peeeero es queeeeeee... Ha sido flipante. Yo estaba todo el tiempo raja que te raja, además que mi compi lo puede corroborar porque desde que me senté parecía que tenía un altavoz en la garganta y no me callaba, es que llevaba mucho tiempo sin hablar y con mucho estrés, pues consiguieron callarme. Excepto cuando decía de vez en cuando: ¿pero cuánto tiempo se han tirado haciendo esto? Claro, después no es de extrañar que mientras estábamos viendo los créditos salieran estudios y estudios de VFX.
En definitiva, una película que se deja ver sin problemas y es divertida. Algo que se agradece viendo las perlas que se estrenan últimamente. Y desde mi punto de vista, distinta a lo que nos tiene acostumbrado Marvel]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog Tormenta de Ideas