miércoles, 4 de abril de 2012

E-book's vs libros de papel

¡Hello!

Hoy estamos de estreno, ya que hemos pensado una nueva sección [secciones, secciones everywhere]: ¡¡¡Versus!!! 
Lo que queremos con esta sección es que participeis en el blog, ¿cómo? os preguntaréis. Pues muy sencillo, debatiendo.
Explicación, os daremos a elegir entre dos opciones. Daremos nuestra opinión, y vuestro trabajo será dar la vuestra :D
¿A qué es fácil?
[Vaya que nosotras pondremos un tema y daremos nuestra opinión, luego, nos contáis que opináis vosotros y "ya ta"]

Y para dar el pistoletazo de salida, hemos elegido un tema muy, muy actual. 

¿Preferís los libros de toda la vida, con sus hojitas, sus olores, su tacto y su encanto? ¿O sois prácticos, y pensáis que es mejor tener un e-reader, para poder leer miles de e-books en un solo aparato?

Qué mono me ha quedado el cuadrito, oye...

3...2....1....FIGHT!

Opinión de Lucilda:

¡¡AL TURRÓOOON!!
Ejem, perdón, es que me emociono y bueno...
Centrémonos e-book sí.
Particularmente no soy muy fan de los e-reader estos. Sí, estamos de acuerdo que es mucho más práctico y barato (gracias a cierta ayuda de internet) pero no me acaba de convencer. Lo he probado gracias a mi compi-bloggera y hay cosas que no me gustan.
Para empezar la forma que tienen de cambiar las páginas me marea ¬¬, un poco patético lo sé, pero es la verdad. Después como se te estropee, es un aparato electrónico al fin de cuentas, la hemos líado porque adiós a los e-book y reconozcámoslo buscar otra vez todos los libros es un coñazo, a la playa no te lo puedes llevar que como le entre arenaaaaa...

"Ainch que recuerdos"
Prefiero los libros tradicionales entre otras cosas porque el hecho de ir a la estantería, coger un libro, sentarte y ponerte a leer, es una de las cosas más maravillosas del mundo, al menos para mí. Y prefiero pasar una página a darle a un botón. Cuestión de gustos que se llama.
Aunque es inevitable que el e-reader se haga dueño poco a poco del mundo literario. (Lucilda se va a llorar a un rincón)
No habrá bibliotecas con estanterías llenas de libros, las librerías desapareceran y no podré darle la vuelta a los libros de Crépusculo, que diiigaaa, que no tendrán que arrastrarme para que deje de mirar todos los libros que quiero leerme.
Nop, no me convencen a mí los e-reader... aunque probablemente me haga con uno en un futuro lejano...
No es que sea chaquetera, es que los libros de la universidad son tamaño armario empotrao ¬¬

Opinión de Maria:

"Se me han olvidao las gafas..."
Si a mí me hubiesen dicho hace varios años, que yo me iba a comprar un e-reader, no me lo hubiese creído, la verdad. Había visto los que otras personas que conocían se habían ido comprando, al inicio de la moda y todo eso. Pero no me atraía, yo prefería un buen libro de papel, con su olor a nuevo cuando está recién comprado, y con su olor a viejo cuando lo descubres en un rincón de la estantería, lleno de polvo.
Todo eso cambió, cuando mi novio se compró el Sony Reader. Pude probarlo y toquetearlo, y vi que era muy práctico, muy cómodo, y sobre todo, podía llevar cantidades ingentes de libros, sin casi notarlo. Y es que la que más ha agradecido la compra de mi Kindle es mi estantería, porque es que ya prestaba los libros para hacer hueco, y tenía que pensarlo mucho antes de comprar algo nuevo, porque el espacio que me iba quedando era casi inexistente... Además, todos los inconvenientes que había visto en los antiguos e-readers se han ido resolviendo, por ejemplo, la carga de la tinta electrónica no es tan lenta como antes, lo que agiliza mucho la lectura, entre otras cosas.
Pues sí, tengo mucho que decir a favor del libro electrónico. Pero lo mejor, es que no he olvidado a mi viejo amigo de papel. Es más, el poder leer e-books me ha ayudado a valorar realmente a los libros normales, a saber cuándo una obra de verdad merece que la compre y la tenga en mi estantería.
No, no pienso dejar nunca de comprar y leer libros de papel, que quede claro.


[Ahora os toca a vosotros, ¿qué pensáis?][Lo he flipado, que hemos puesto la misma página sin ponernos de acuerdo]

3 comentarios:

  1. Yo soy de la opinión de que en la variedad está el gusto. Tanto el formato electrónico como el físico es necesario por el momento.

    Entre tablets y readers de e-ink creo que la "batalla" ya está mas que ganada por la electrónica, sobre todo en literatura. En libros con imágenes y eso (como libros de la universidad, como dice Lucilda) creo que la tinta electrónica es mas bien inútil, y si de verdad vas a usar el libro durante mucho tiempo y lo necesitas, yo apostaría por el físico, aunque las tablets también son una buena opción.

    Aunque las pantallas de las tablets no sean las mas indicadas para la lectura, también puede tenerse en cuenta si además de libros de literatura vas a leer libros con imágenes por todos lados, como en mi caso: libros de diseño, de programación, de la universidad, o de cualquier cosa por el estilo.

    En cualquier caso, el futuro decidirá. En mi opinión la electrónica ha ganado ya, sea tinta electrónica o tablets. En el futuro, si la pantalla de tinta electrónica a color aparece, no habrá opciones: tinta electrónica a color para todos.

    Un saludo! Seguid así! :)
    Carlos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu opinión Carlos! :D

    Lo cierto, es que al ritmo que va la cosa, no me extrañaría ver pronto prototipos de dispositivos con e-ink a color. Aunque yo preferiría usar este tipo de cacharros para libros más "de ocio", porque, como bien dices, los que son más didácticos tienen esquemas, fotos, gran formato, etc... lo que hace que sean un poco más incómodos de leer (y formatear) para los e-readers.
    Está claro que cada opción tiene sus ventajas y desventajas, y serán óptimos para un tipo de cosa determinada. El asunto es no cerrar la mente a las nuevas posibilidades, pero tampoco que nos abrumen, darle a cada una su sitio :)

    Y gracias de nuevo por comentar ^^

    ResponderEliminar
  3. En mi opinión la tinta electrónica ya ha vencido al papel; tanto por comodidad y sobre todo por precio. Creo que la irracional política de precios llevada por las editoriales ha precipitado su propia ruina, también por la escasa calidad de los libros (pegados en lugar de cosidos, papel que amarillea a los pocos años, malas traducciones).
    Y luego estaba el problema de la gente que vivimos lejos de grandes ciudades o en ciudades pequeñas sin buenas librerías que teníamos que encargar libros, comprarlos por correo o desplazarnos a otras ciudades más "dotadas".

    Para nosotros estos dispositivos han sido de lo más útil, además conforme pasan los años esta tecnología mejora y los precios empiezan a descender.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Blog Tormenta de Ideas